>> Inicio | Teléfono 957 541 953 | C/Antonio de la Barrera, 10 - 14800 Priego de Córdoba | Mapa del portal | Subscripción RSSSubscripción RSS al Ayuntamiento de Lucena
 
 
Recomienda este artículo a tus amigos
26 de febrero de 2021 | Entrevistó : Manuel Osuna

Los Patronatos y Fundaciones benéficas de Priego realizan una gran labor social algo desconocida para muchos

Entrevista al Rvdo. D. Ángel Cristo Arroyo Castro, Párroco de Nuestra Señora de la Asunción

La gran mayoría de ciudadanos de Priego ha escuchado en más de una ocasión hablar de los Patronatos benéficos que existen en la ciudad, Patronatos o Fundaciones que en su día, alguna persona o familia se encargó de que se crearan con fines concretos, el de poder ser acogidos, cuidados y acompañados quienes no tuviesen o se quedaren desamparados. Sin lugar a duda una labor más que humanitaria. Por otro lado, a quienes desconocen la labor que dichos Patronatos o Fundaciones vienen desarrollando a lo largo de su historia y precisamente por desconocimiento se atreven incluso a criticar su funcionamiento, Adarve ha querido dar a conocer muy resumidamente su historia; de quien dependen; la labor de cada uno de ellos; su funcionamiento y mantenimiento, además de a cuantas personas atienden y en qué situación y con qué personal cuenta.  Para ello nos hemos puesto en contacto uno de los representantes en Priego, que ejerce en varios de ellos en cargo de presidente, el párroco de la Asunción, Ángel Cristo Arroyo, quien amablemente ha respondido a nuestras preguntas, para que, de una forma más directa, los vecinos conozcan qué son los Patronatos o Fundaciones benéficos de nuestra ciudad.

                                         

En primer lugar, ¿Con cuántos Patronatos o Fundaciones benéficas contamos en Priego?

Partiremos de la premisa de que existen y han existido varios tipos de fundaciones en Priego de Córdoba. En la actualidad, y más concretamente en la que yo presto alguna colaboración, son cinco fundaciones: Fundación Benéfica Mármol Moreno, Fundación Hospital S. Juan de Dios, Fundación Benéfica Guardería Infantil Ntra. Sra. de la Aurora y S. Pablo, Fundación Benéfica Julián Rodríguez Rey, Fundación Arjona Valera.

 

¿Qué diferencia hay entre Patronato y Fundación?

Sí hay diferencia, porque una cosa es la fundación y otra cosa es el patronato. Las fundaciones son una obra social, que tienen su origen en la costumbre de legar bienes personales para cumplir unos fines benéficos. Una fundación se crea dotándola con un patrimonio concreto, puede ser creada por una o varias personas, físicas o jurídicas, públicas o privadas. Las fundaciones benéfico-particulares realizaban obras diversas como hospitales, orfanatos, asilos, casas de misericordia… cuando el estado no se preocupaba de ello. Con el trascurrir del tiempo, muchos de sus fines quedaron obsoletos, ya que el estado empieza a gestionar estas necesidades que hasta ahora no lo estaba haciendo. Durante siglos numerosas instituciones benéficas estaban ligadas generalmente a la Iglesia, a través de las órdenes religiosas: Hermanos Hospitalarios de S. Juan de Dios, Hijas de la caridad… también han tenido que sufrir varias desamortizaciones que les obligaba a enajenar los bienes de las fundaciones. Una larga y complicada historia, que os invito a buscar e investigar. Si la fundación es la obra social, el patronato es el órgano que cuida, protege y gestiona dicha obra social. Cada patronato está formado por un grupo de personas designadas directa o indirectamente por los fundadores, más concretamente los fundadores han podido pedir la ayuda de autoridades civiles, religiosas, empresarios, agricultores… dichas personas aceptaran y colaboraran desinteresadamente, por un bien social para el pueblo, en el buen cumplimiento de los fines fundacionales.

 

¿De quién dependen éstos?

Esta pregunta es muy importante. Hay una confusión generalizada, estas fundaciones de Priego no pertenecen a la Iglesia, son fundaciones civiles. Otra cosa distinta es que los fundadores dejaran en sus constituciones o legados, y que ahora están recogidos en los estatutos de las fundaciones aprobados por las autoridades competentes, que los sacerdotes formen parte de estos patronatos. Hay que tener en cuenta, que la mayoría de estos fundadores eran personas cristianas, y que fueron sus valores cristianos los que les motivaron a crear estas fundaciones. Por ello, quisieron que los sacerdotes custodiaran estos valores evangélicos que ellos querían que estuvieran presentes en estas instituciones. Vuelvo a insistir, aunque los sacerdotes formemos parte de estos patronatos, no significa que las fundaciones sean de la Iglesia Católica, otra cosa es que por nuestra vocación de servicio a la comunidad aceptemos colaborar en dichas fundaciones. Junto a los sacerdotes, como ya he dicho, hay ciudadanos de Priego: comerciantes, agricultores, notarios, médicos… y sin olvidar a los familiares, hay varios patronatos donde todavía siguen participando familiares de los fundadores. Es el patronato y no simplemente los sacerdotes lo que gestionan las fundaciones. Y no es menos importante, aclarar que los miembros del patronato no pueden actuar a su antojo, ya que estas fundaciones están reguladas por la Junta de Andalucía, a través del protectorado de fundaciones, quien cuidan, controla y da permiso para cualquier requerimiento de las mismas. Todos los años hay que presentar el protocolo de actuación de cada fundación y los movimientos económicos, es decir las cuentas, para que ellos las revisen, controlen y den el visto bueno. En conclusión, no son de la Iglesia, y los patronatos no pueden hacer lo que quieran con las fundaciones, sino lo que nos vaya permitiendo el protectorado de fundaciones de la Junta de Andalucía.

 

Muy resumidamente, ¿nos puede contar como nacieron, cuando y con qué fin?

 

Fundación Guardería Ntra. Sra. de la Aurora y S. Pablo: Dicha fundación fue instituida en Priego por D. Cristóbal Luque Onieva en la década de los sesenta del siglo pasado. Tuvo como objeto inicial la construcción de una guardería infantil para los niños más necesitados de la localidad. Posteriormente se crea el colegio, la escuela hogar y más actualmente el nuevo instituto Carmen Pantión. El fin de esta fundación es educativo.

Fundación Hospital S. Juan de Dios: Esta fundación fue instituida por D. Juan Herrera en 1636 como hospital para enfermos pobres naturales de la villa de Priego. Su patronato estuvo desempeñado primeramente por particulares, después por los hermanos de S. Juan de Dios, más tarde por el ayuntamiento, quien lleva el patronazgo y la administración hasta el 1900 cuando se designa una junta de patronos que continua en la actualidad. El fin de esta fundación en asistencial-sanitario.

Fundación Mármol:  Esta fundación se instituye por testamento otorgado por D. José M. del Mármol Moreno en 1918 destinada al sostenimiento de una escuela infantil y un asilo para pobres y ancianos, en este caso no sería solo para los vecinos de Priego sino también de los vecinos de Alcalá la Real. En este caso, el fundador confía el patronato a una junta presidida por D. Niceto Alcalá Zamora mientras viviere. El fin de la fundación era educativo y asistencial.

Fundación Arjona Valera: Esta fundación fue instituida por testamento otorgado por Dª Adelaida Arjona Castillo y D. José M. Valera Ruiz en la década de los cincuenta del siglo pasado, su voluntad fue fundar un asilo para ancianos. En este patronato, los fundadores quisieron que estuviera el Obispo de la Diócesis junto a otros, párroco, juez, médico… El fin de dicha fundación es el asilo de ancianos.

Fundación Julián Rodríguez Rey: Esta fundación se instituye también por testamento otorgado por D. Julián Rodríguez Rey en 1819 con el fin de dar acogida a las mujeres del campo que vinieran a trabajar a la villa, viudas, solteras y pobres. El fin de esta fundación era acogida – asistencial.

 

Normalmente, las personas o familias que en su día dejaron un legado, lo hicieron con un patrimonio, para que la Fundación o Patronato tuviese garantizado un largo futuro. ¿Con que patrimonio cuentan los que tenemos en Priego?

Tenemos que tener en cuenta que algunos de ellos tienen siglos de historia y han sufrido muchos avatares. Pero en su mayoría, siguen manteniendo el patrimonio, o hasta lo han incrementado, con el que se ayuda a mantener los fines previstos por los fundadores. La fundación Arjona Valera, Fundación Mármol y la fundación de la Guardería cuentan con tierras de olivos, las cuales se labran y cultivan, y con los rendimientos de las mismas se mantienen las obras benéficas de las distintas fundaciones. Por otro lado, la fundación del Hospital S. Juan de Dios ha sufrido muchas contrariedades a lo largo de sus cuatro siglos de historia, y desde hace años, solamente cuenta con un huerto en el cual se ha plantado almendros. En cambio, la fundación Julián Rodríguez Rey el único bien que tiene en la actualidad en una casita detrás de la residencia Arjona Valera.

 

Las fincas, ¿Son ya gestionadas totalmente por el propio Patronato?

La gestión del campo ha sido variada a lo largo del tiempo, se han tenido arrendamientos, se ha gestionado directamente o a través de otras personas… en la actualidad, y desde hace ya bastantes años, las fincas son gestionadas directamente por los patronatos, lógicamente supervisadas por especialistas en la materia que ayudan y aconsejan a los patronos para su mayor rendimiento.

 

¿Generan beneficios?

Si la mayoría de las fincas son de olivos, que así es, creo que todos somos conscientes de la realidad actual, el precio del aceite esta por los suelos y la labranza del campo sigue siendo la misma o más cara, debido a que los salarios aumentan, los productos también son más caros. En definitiva, no estamos en los mejores tiempos para el campo. Eso lo pueden decir la mayoría de los olivareros. Pero sí es cierto que el beneficio que se tiene después de cerrar el año, lógicamente es para seguir con los fines fundacionales, aportando a las residencias, haciendo becas educativas, manteniendo los edificios, etc. Sin lugar a duda, los beneficios del campo son imprescindibles para las fundaciones ya que la vida actualmente es más cara que en épocas pasadas, también en las residencias, y no podemos olvidar que todas las fundaciones realizan y mantienen obras benéficas con los más necesitados en sus distintos ámbitos.

 

Nos ha hablado de distintos fines, ¿todos ellos se siguen manteniendo en la actualidad?

En su mayoría sí, aunque algunos ya lo gestiona directamente la Junta o colaboran en ello, en cambio otras han cambiado o han desaparecido. Por ejemplo, el Hospital S. Juan de Dios, ya no es un hospital. Algunos feligreses me han contado como fueron operados allí o como sus hijos vinieron al mundo en dicha casa. En la actualidad ya no ejerce esta función sanitaria, siendo readaptada a una función asistencial. Igualmente la fundación de la Guardería Infantil, ya no gestiona ni la guardería, ni la escuela hogar, ni el colegio… todo ello lo hace la consejería de educación de la Junta de Andalucía, pero sí sigue siendo propietaria del terreno y gracias a su generosidad, se cedieron los terrenos para la construcción del Instituto Carmen Pantión, el parque… y si Dios quiere, y el protectorado lo aprueba, se cederán los terrenos del colegio al ayuntamiento para la construcción del nuevo colegio Luque Onieva. Otras que siguen cumpliendo sus fines iniciales son la Fundación Arjona Valera y la Fundación Mármol que siguen asistiendo y cuidando a nuestros mayores. Es cierto que fundación mármol uno de sus fines fundacionales fue la creación de una escuela infantil en la calle alta, donde durante años se realizó dicha función hasta que la consejería de educación vio necesarios otros cambios, y este fin dejo de gestionarse directamente por la fundación y paso a la Junta de Andalucía. En cambio, la fundación Julián Rodríguez Rey dejó de cumplir sus fines hace ya años, ya las mujeres de las aldeas no venían a servir a Priego y no era necesario dicha asistencia o acogida, por ello, desde hace años llevamos intentando que el protectorado de la Junta de Andalucía nos dé permiso para que la gestión de la casa, único bien de la fundación, y que por no tener fincas sigue manteniendo la parroquia de la Asunción, se pueda ceder a una Asociación de Mujeres o a Cáritas Priego para que se le pueda dar uso, acogiendo a mujeres maltratadas, mujeres faltas de recursos, etc. Ya que la fundación no puede seguir cumpliendo sus fines por falta de patrimonio que se puedan seguir cumpliendo y adaptándose a los tiempos presentes. Pero como ya he dicho, necesitamos la aprobación y el visto bueno del protectorado de la Junta de Andalucía y os puedo asegurar que los tramites son muy lentos. En conclusión, la mayoría de las fundaciones siguen cumpliendo sus fines sociales en nuestra localidad directa o indirectamente.

 

Ha referido antes que se han ampliado los fines, ¿nos puede contar un poco?

Bueno, es cierto que algunas de las fundaciones han ampliado sus fines, pienso en Arjona Valera que su fin primero fue la residencia de ancianos y que ahora cuenta también con el Centro Residencial de Psicodeficientes (RGA), donde se está haciendo una impresionante labor con esos niños que tienen grandes necesidades. Igualmente, la Fundación Mármol, estando como presidente D. Pedro Crespo equipó a la fundación con un albergue para emigrantes que, junto a la red de emigración de Priego, cada año acogen a muchos hermanos de fuera que vienen buscando trabajo y a ayudar a los olivareros en la recogida de las aceitunas. También la fundación Ntra. Sra. de la Aurora y S. Pablo que en los últimos años ha ampliado las relaciones con el colegio Luque Onieva, y a través del equipo directivo, ayuda a las familias necesitadas con ayuda o aportaciones para el colegio, como en este momento de pandemia ayudando a comprar los purificadores de aire para las clases. Esta misma fundación también se puso en contacto con el conservatorio de música para ofrecer también sus ayudas o becas para los niños que lo necesiten. Otra de estas ayudas por parte de esta fundación es la colaboración en la escuela de verano. Seguro que se me olvidan muchas otras iniciativas y obras sociales que hacen nuestras fundaciones y que muchas veces no se conocen.

 

Ciñéndonos al fin principal de varias fundaciones, la asistencia de mayores, ¿Nos puede explicar cómo se gestiona?

Cada residencia es autónoma y tiene sus propias peculiaridades, pero normalmente los patronatos eligen un director o directora para la dirección de la residencia que estará siempre supervisada por el patronato, y que mensualmente en las reuniones de los patronatos se informa del funcionamiento de la residencia, altas y bajas, movimientos económicos, etc. Junto al director, un equipo de trabajadores, un gran equipo humano de especialistas y profesionales, que con gran vocación tratan a los niños de la RGA o a los ancianos, cuidándoles con gran mimo y respeto, ya que se merecen lo mejor. Nuestros residentes son las raíces de nuestras familias, son los que trabajaron duro para que hoy nosotros tengamos las comodidades que tenemos… y como les digo a los trabajadores, cada vez que nos reunimos, son el alma de nuestras residencias, y hay que ayudarles a vivir esta etapa tan importante de sus vidas y que lo puedan vivir desde los valores cristianos que ellos, en su mayoría, siempre han vivido.

 

Hemos oído hablar mucho de que, el poder ingresar a un familiar en una de las residencias de Priego es algo bastante costoso. ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Existe alguna posibilidad de reducir el coste mensual de la persona que quiere ingresar en la residencia?

Comencemos explicando que cada residencia es distinta, en cuanto a las instalaciones, al número de plazas, a la oferta que da… no todas las residencias tienen piscina cubierta como Arjona Valera, lógicamente eso es un plus que se ofrece a los residentes. Por tanto, el coste de la plaza varía en cada residencia, lo que sí es cierto es que ninguna es cara, ya que fuera de Priego se puede pagar hasta el doble de lo que cuestan aquí. Pero la pregunta que se hacen algunos es ¿Por qué hay que pagar si son fundaciones benéficas? Pues la respuesta es muy sencilla, si nadie pagara, sería insostenible cualquiera de las residencias, los recursos patrimoniales no podrían sostener la gran obra social que se hace. Por tanto, es necesario pagar, y como decía anteriormente la vida cada vez es más cara y el sostenimiento de las residencias cada vez es mayor, sueldos más altos, productos más caros, más empleados, más recursos… y entonces se preguntarán ¿y cuál es la obra social que se hace? La primera obra social es tener abiertas las residencias, que dan un gran número de puesto de trabajo y que acogen a los mayores de la localidad, y en segundo lugar, es cierto que cuando un residente que está solo, no tiene familiares y no tiene recursos o los pocos que tenía se lo ha comido en los años que lleva viviendo en la residencia, lógicamente no se le expulsa de la residencia o dicho de otra manera no se le echa, es ahora cuando la fundación sostiene la plaza de ese residente. Si no tuviéramos unos fines benéficos o caritativos, ¿Qué empresa mantendría en una residencia a un anciano que no paga y que les produce gastos? Esa es otra de las obras sociales que tampoco se conoce de nuestras fundaciones, siempre se habla de lo malo pero pocas veces de lo bueno.

 

¿Son todas concertadas con la Junta de Andalucía?

Ese es otro punto importante, con el paso del tiempo las administraciones públicas han querido colaborar con el cuidado de nuestros mayores y se crearon las ayudas sociales, las ayudas a domicilio y las plazas concertadas que paga la Junta de Andalucía para aquellas personas que las solicitan y que cumplen los requisitos. Ante la pregunta si todas las residencias están concertadas, la respuesta es no; es cierto que para las tres que gestionan las fundaciones, a lo largo de los años, se ha realizado todos los trámites para conseguirlo pero las gestiones no han llegado a buen término. Y ciertamente las residencias de Fundación Mármol y Arjona Valera están concertadas con un número de plazas con la Junta de Andalucía, pero el hospital S. Juan de Dios aunque lo hemos intentado por todos los medios, no se ha podido conseguir. Estas plazas concertadas son una seguridad de residentes y de aportaciones económicas mensuales, siendo una gran necesidad en el hospital S. Juan de Dios.

 

¿Existe una demanda importante y por ende una lista de espera en alguna de las residencias?

Bueno el contexto actual ha frenado un poco el ingreso de nuevos residentes; el miedo al virus, las medidas de seguridad y sanitarias… hacen que algunas familias se piensen el ingreso de sus familiares en las residencias, pero en tiempos normales todas las residencias tienen peticiones de ingreso. Algunas tendrán más lista de espera que otras, ya que el número de plazas es distinto, pero como también se colabora entre sí, cuando alguna familia viene pidiendo plaza en alguna de las residencias y no hay, la dirección le ofrece la posibilidad de ir a otra de las residencias. Lo que sí es cierto, es que Priego necesita no solamente estas tres residencias sino también Geiss 96, porque no podemos mirar hacia otro lado. La población de Priego y sus aldeas es mayor, los jóvenes con la globalización que vivimos, no se quedan a vivir en los pueblos y lo cierto es que, en el futuro inmediato, no se necesitarán estas cuatro residencias sino hasta más, o por desgracia tendrán muchos de nuestros mayores que irse a residencias de otros pueblos cercanos, y eso ciertamente, sería una pena para ellos.

 

Por desgracia y debido a la pandemia que tenemos desde el pasado mes de marzo de 2020, las residencias se han visto afectadas muy directamente por la covid-19. ¿Han sentido miedo o preocupación porque el virus se hubiese extendido por todos los residentes y los resultados fuesen catastróficos? ¿Cómo se ha llevado la gestión para controlar dentro de las medidas posibles el problema la covid-19?

La pandemia ha sido, es y será un desastre en muchos ámbitos sociales, económicos, laborales, y como no, lo ha sido para nuestras residencias. Claro que hemos tenido miedo, ellos son los más vulnerables, nuestros residentes, y no queríamos que ocurrieran catástrofes como en otras poblaciones. Por ello, desde primera hora en todas las residencias se tomaron todas las medidas de seguridad y sanitarias, siempre en colaboración con la autoridades civiles y sanitarias, y en coordinación entre todos ellos. Desde aquí quiero agradecer la preocupación continua de nuestra alcaldesa, del centro de salud y el equipo sanitario, sin duda ha sido un gran apoyo en estos difíciles momentos. La residencia de Arjona Valera, por su gran número de trabajadores y residentes, era difícil que no se produjera ningún contagio. El hospital S. Juan de Dios estaba soportándolo muy bien, y las idas y venidas al hospital provocó que por desgracia entrará el virus de aquella manera tan fuerte, muchos trabajadores y residentes se contagiaron. ¡Qué días más duros!

En mis años de sacerdocio, han sido los momentos de más impotencia que he vivido. Y junto a esa impotencia, el miedo de los contagios, y de las posibles muertes que gracias a Dios no se dieron, el contrato de más trabajadores, el gasto de material covid… hicieron que más de 70.000 euros del fondo de la fundación se gastarán, viéndonos en la necesidad de pedir. Nunca me ha dado vergüenza pedir, pero menos aún si es para los necesitados, y el hospital S. Juan de Dios lo necesita, y teníamos que hacerlo. Y una vez más, la gente buena de este pueblo y de muchos otros sitios salieron en nuestra ayuda; empresas, hermandades, familias….  aportando su granito de arena. Hoy, desde estas líneas os lo agradezco de corazón. Y en cambio, como un regalo del cielo la Fundación Mármol no ha tenido ningún contagio a lo largo de todo este tiempo. Sin duda están siendo momentos difíciles, pero siempre encontramos en la fe y en la esperanza, un motivo para seguir adelante.

 

¿Algo que quiera destacar o añadir?

Pues quisiera terminar diciendo que, en ningún momento, cuando me encontraba en el seminario preparándome para ser sacerdote, me imagine tener que colaborar y prestar un servicio en fundaciones. No me enseñaron para ello, y seguramente me estaré equivocando en muchas cosas, pero lo que tengo seguro es que estoy poniendo todo de mi parte por colaborar en estos fines sociales, en hacer una sociedad mejor para todos. Mi vocación de servicio a los demás, no me deja renunciar a seguir trabajando por ello, aunque a veces reciba críticas o malos entendidos. Nunca se actúa bien para todos. Lo que siempre he tenido claro es que la Iglesia, a quien represento y que como ya he dicho no es dueña de las fundaciones, está haciendo una impresionante labor en estos y otros muchos ámbitos de nuestra sociedad. Y quisiera aprovechar la ocasión para mover los corazones de los prieguenses, vuestros antepasados dejaron estas grandes obras, hay que cuidarlas y protegerlas entre todos. No solo los miembros de los patronatos. Más aun, os animo a pensar en colaborar con estas obras sociales, el nombre de los fundadores se mantiene en el tiempo gracias a lo que hicieron y siguen haciendo después de tantos años. Y tú, ¿has pensado legar tus bienes para los más pobres? ¿No te gustaría tener un mundo más justo y mejor para todos? … todas las fundaciones no necesitan urgentemente, pero el hospital S. Juan de Dios, con cuatro siglos de historia, lo necesita más que nunca. Necesita una inyección de patrimonio que lo haga perdurar en el tiempo. Si no, no sabemos lo que puede perdurar en el tiempo. Insisto, dentro del gran patrimonio que tiene nuestra ciudad de Priego, parte de este patrimonio son las fundaciones y los fines sociales que mantienen, no dejemos que desaparezcan. Agradezco al periódico ADARVE esta entrevista y el buen trato de siempre. Dios os lo pague con creces.

 

Comentarios

No existen comentarios para esta publicación
Deja un comentario

<< Volver a Portada
Actualidad

Ya está a la venta el ADARVE nº 1076-1077 EXTRA de Semana Santa 2021

Ya está a la venta en quioscos y librerías de costumbre,  el ADARVE nº 1076 y 1077, extraordinario de Semana Santa 2021. ¡ No te quedes...

Localizador

C. Municipales C. Culturales
Monumentos Policía
C. Educativos Areas Verdes
Servicios C. Deportivos


 
© Periódico Adarve | Tfno: 957 541 953 | C/Antonio de la Barrera, 10 - 14800 Priego de Córdoba | Diseña y desarrolla Xperimenta